Inscríbete y se el primero en recibir nuestras entradas.

Inscríbete y se el primero en recibir nuestras entradas.

miércoles, 3 de junio de 2015

¿Sabes quién eres?


¿Quién soy? Esta pregunta nos la habremos hecho todos en algún momento de nuestras vidas. Hay personas afortunadas que saben desde que son niños que quieren ser de mayor, policías, bomberos, médicos… y algunos hasta terminan siéndolo, pero por lo menos, tienen claro lo que quieren ser. Otros sin embargo pasan sus días buscando respuesta a esa pregunta, y mueren sin saber que sitio ocupan en este inmenso despropósito que es la vida, Inmenso, loco y maravilloso despropósito. Lo malo es que para ser feliz ayuda mucho saber quién eres, no es imposible serlo sin saberlo pero, ayuda mucho. Los pasos para averiguar dónde demonios cuadras son, relativamente simples, en realidad, con solo una pregunta puedes averiguarlo. Pregúntate esto ¿si pudieras hacer cualquier cosa y te pagaran muy bien por ello, qué harías? Piénsalo, ¿Si pudieras elegir montar cualquier negocio sabiendo a ciencia cierta que funcionaria, que harías? Fácil ¿no? ¿Pudiste responder? Enhorabuena estas a un paso de saber quién eres, y si no, no te apures no eres el único al que le pasa. Aclaremos una cosa, saber qué quieres ser no te dice quién eres… pero ayuda, porque al fin y al cabo somos lo que hacemos. Yo no recuerdo que nadie me preguntara de pequeño que quería ser, a lo mejor sí, no lo sé, lo que si se es que aún hoy no sabría que responder. Es un largo camino este del autoconocimiento, pero no hay viaje más emocionante que el que hacemos al interior de nosotros mismo. Disfrútalo y ojala llegues a buen camino.

Siéntete libre de compartir y comentar. 

lunes, 1 de junio de 2015

¿Cuánto pesa el vaso?


Una psicóloga, en una sesión de grupo, levanto un vaso de agua (el de la foto es de cerveza, por eso de que llega el veranito) todo el mundo esperaba la típica pregunta de ¿Esta medio lleno o medio vacío? Pero la doctora pregunto qué cuanto pesaba el vaso. Todos dijeron cifras diferentes pero ella les dijo que el peso total era irrelevante, lo importante era cuanto tiempo lo sostenía. Si lo aguantaba unos minutos no pasaría nada, si lo hacía unas horas el vaso podría pesar varios quilos, y sostenerlo más tiempo ya sería imposible porque su brazo no lo aguantaría. El peso del vaso siempre es el mismo pero, cuanto más tiempo lo sostienes más parece que pesa.

La moraleja de esta historia es que debes pensar que el vaso de agua son los problemas y las preocupaciones, cuanto más tiempo las tengas en tu cabeza dando vueltas más daño harán. No te digo que no afrontes los problemas y hagas como que no están, simplemente que le des a cada problema el grado justo de preocupación y le dediques el tiempo necesario, ni más, ni menos. Pasarte la noche en vela haciendo cálculos para saber si llegas a fin de mes, o estar con malas caras en los ratos que deberías disfrutar de tu familia y amigos, no te va a aportar nada bueno, solo te sumara problemas. Piensa que todo tiene solución, que hay gente con muchísimo menos y problemas graves de verdad por ahí, no hagas de gramos toneladas y serás un poco más feliz.

viernes, 29 de mayo de 2015

Vive a ratos, vive a sorbos, llénate de momentos.


A veces las sombras, son tan necesarias como la luz. Lo oí en una película, me pareció una frase genial. Los malos ratos son necesarios en la vida, las malas rachas, los días oscuros. Piénsalo, ¿cómo sería tu vida si todo hubiera sido felicidad? Probablemente no tendrías ni puta idea de nada, serías un feliz imbécil que acabaría muy mal. La felicidad para siempre no existe, no me malinterpretes, no quiero decir que no se pueda ser feliz, claro que se puede pero, las personas felices realmente lo son a ratos, y el resto, solo están bien. No busques la felicidad como una meta a la que llegaras y ya está, misión cumplida, porque acabaras harto de antidepresivos. Vive a ratos, vive a sorbos, llénate de momentos y valora tanto los felices como los tristes porque sin unos, no habría otros. La oscuridad no es tan mala, es solo una pequeña parte de la vida, que incluso, si aprendes a utilizarla, puede jugar a tu favor. En resumen, en los momentos malos piensa que pasaran, aprende a ser un poco pasota y algo despreocupado (tampoco te pases) y en los buenos ratos piensa que tampoco serán eternos y atesóralos en tu memoria, en tu pecho, cerquita de tu corazón.

miércoles, 27 de mayo de 2015

Mira bien dentro.


Es triste ver como esta sociedad se ha convertido en un amasijo de maquillaje y operaciones de estética, de selfies en las redes sociales mostrando una cara de mentira, de miles de princesas con tiaras de cartón y príncipes Encantador no tan encantadores. La hipocresía es la nueva religión. A todos nos pasa cuando somos jóvenes, pensamos que somos invencibles, eternos, pero no, la vida pasa, las tabletas de chocolate se convierten en mazapanes y la gravedad hace su cruel trabajo. Sinceramente creo que deberíamos empezar a pensar más en cultivar nuestro interior, nuestra mente, nuestro corazón, nuestra alma… porque al fin y al cabo son las partes de nuestro cuerpo que más duraran intactas. Empecemos a cosechar sonrisas, experiencias, a cultivar nuestra mente, leer, escribir, cantar, soñar… a dejar de ser otros por gustarle a personas que ni siquiera se lo merecen, personas que no quieren de nosotros más que un pequeño tiempo en el que nos exprimirán hasta que puedan y desaparecerán. Identifica a la gente de tu entorno a la que le gustas tal y como eres y cuídalos, diles que los quieres, mímalos, no los dejes escapar porque si conocen tus defectos y aún siguen a tu lado merecen todo tu respeto. En definitiva se tú mismo, se sincero y honesto, se todo lo que puedas ser y no por ni para nadie, sino para ti, que las personas que aparezcan en tu vida lo harán porque realmente disfrutan de tu compañía y no por un interés efímero. Vive, sonríe y sueña a tu manera. Crea unas maravillosas raíces... el resto, vendrá solo.

lunes, 25 de mayo de 2015

Una meta, mil planes.

Todos nos equivocamos. No hay nada más humano que errar, fallar, cagarla sobremanera una y otra vez. Lo que cuenta es que lo aceptes, te sacudas el polvo y sigas adelante. Para mí siempre será peor no haberlo intentado, porque tener en la cabeza esa maldita y taladrante pregunta es un infierno, ¿Qué pregunta? Pues… ¿Y si? A todos nos ha pasado, y es una de las peores torturas soportables por el hombre. ¡Equivócate! Mete la pata de todas las maneras posibles porque al final una será la buena, Edison lo dijo perfectamente claro “No fracasé, solo encontré 999 formas de cómo no hacer una bombilla” Si tienes claro tu objetivo (ese es otro tema) lánzate a lograrlo, si fallas, inténtalo de otra manera y así una tras otra hasta que lo logres. Se constante, se valiente, ¡se un torrontudo! (cabezota para quien este fuera de Canarias) lucha, lucha y lucha otro poco más de una y mil maneras distintas hasta que logres tu objetivo…

viernes, 22 de mayo de 2015

Sabes a donde vas?

Mi frase preferida de Alicia en el país de las maravillas. Realmente ni siquiera es una de mis películas predilectas de Disney pero está llena de joyas como esta. La verdad, es que si lo piensan, casi todos, por no decir todos, estamos perdidos. Pocos tienen una meta marcada única e inamovible, un objetivo por el que despiertan cada mañana y sin embargo, es el mejor consejo que podría darles jamás, aunque no me lo pidan, yo soy así. El consejo es el siguiente… ¡márcate una meta! Pensaran, ¡vaya! ¡Qué tío tan listo! Pero… ¿la tienes? ¡Pues dale simplón! Búscala, y si puede ser algo que realmente te apasione mejor. Yo, personalmente, tengo una meta muy alta, mientras más alta te la pongas mejor, y después la divides en escalones y así, poco a poco, vas reduciendo la distancia. Porque el gato flipado tenía razón, ¿Cómo diablos vas a llegar a un sitio sin tener un destino? Dile al GPS cuando te pregunte que te lleve a cualquier lado a ver qué hace, a no ser que haya una calle que se llame así, cosa que dudo. En definitiva y resumiendo para no volverlos locos, fíjate una meta. Ten claro cuál será tu destino y el camino ira apareciendo solo bajo tus pies. Que importe el camino, que importe el destino.

Comparte y apoyanos!

miércoles, 20 de mayo de 2015

Dentro de ti.


Y esta es precisamente una de las lecciones de vida más importantes y más difíciles de aprender. Encontrarse a uno mismo es un camino de diez mil millones de encrucijadas en las que tienes diez mil millones de posibilidades de perderte en cada una. Solo cabe ser fiel a ti mismo y a lo que quieres y sientes justo en cada momento, esperando acertar y no equivocarte de camino, pero que sepas… que lo harás. Una y otra vez fallaras y te meterás en un camino empedrado o algo peor, así que ten más suerte en el próximo cruce. Todos sabemos ya que equivocarse es necesario, parte del aprendizaje, pero intenta que tus errores no sean zapatos de cemento que te llevan al fondo del rio, intenta más bien que sean como las cholas de Hermes y te lleven volando a la meta. Aprende y utilízalos a tu favor. La meta es tú interior, tu paz, tu propio ser, porque vayas donde vayas, sea cual sea tu destino, si no aprendes a llevar tu barco, jamás llegaras a buen puerto.

Comparte y apoyanos, gracias!

viernes, 15 de mayo de 2015

Seguir caminando.


Y hay que darlo. Da miedo porque sales de tu zona de confort, esa que cada día que pasas escondido tras las faldas de la rutina y la comodidad, se hace más grande. La vida es riesgo, es saltar sin red, a lo desconocido, hay todo un mundo hay fuera esperando a que lo descubras, un mundo lleno de millones y millones de posibilidades, solo tienes que creer, levantarte y dar ese pequeño primer paso, que si eres constante, te llevara lejos, seguro. Recuerdo la primera vez que fui caminando al cine con mis amigos, solos, para mi aquello era una distancia insalvable, salí de casa como el explorador que afronta una inmensa selva virgen. Recuerdo que cuando volví por la tarde (obviamente fuimos a la matinal) le dije a mi padre –Papa, caminando se puede ir a cualquier sitio!- mi padre me miro como diciendo “pues claro zoquete” pero para mí había sido toda una hazaña. Lo que quiero decir con esta pequeña anécdota, es que solo hay que caminar, sin detenerse, dar ese primer pequeño paso y luego dar otro, y así hasta que llegues a tu destino, para después… seguir caminando.


Comparte y apoyanos! Gracias!

martes, 12 de mayo de 2015

No crezcas... it´s a trap!!


Cuando tenía 5 años mi madre siempre me decía que la felicidad era la clave de la vida. Un día en la escuela, un profesor me pregunto qué quería ser de mayor. Yo le respondí “Feliz”. El me contesto que yo no había entendido la pregunta, yo le respondí que él no había entendido la vida. John Lennon.
¿Qué más puedo añadir si ya lo dijo el señor Lennon? Los niños son una fuente inagotable de sorpresas, ven la vida tal y como es, simple. Encuentran un motivo en cualquier sitio para sonreír, son nobles, sinceros hasta doler y no les preocupa, no tienen que agradar a nadie si no quieren, ni hieren adrede, son las mejores criaturas que habitan este planeta. Es una pena que se conviertan en adultos. Por eso yo hago a diario por no matar a ese niño que todos llevamos dentro, aliméntalo con juegos, ilusiones, aventuras. Nútrelo de sueños, esperanzas, amor… y jamás lo dejes morir porque entonces serás 100% un adulto… y nadie quiere ser eso. Mantenlo vivo, con ojos grandes y sonrientes… y enseña a tus niños a que de mayores… sean felices.

Comparte y apoyanos! Gracias!

domingo, 10 de mayo de 2015

Deja los momentos atras.


Hay una historia Zen que habla de un monje que iba con un compañero caminando por el bosque, llegaron a la orilla de un río y había una muchacha que les pidió ayuda para cruzarlo, teóricamente no podían tener contacto con mujeres y mucho menos tocarlas, así que su compañero se negó pero nuestro amigo el monje subió a la chica a caballito y cruzo el río, esta le dio las gracias y los monjes siguieron su camino. Durante todo el trayecto el compañero del monje no paraba de recriminarle que hubiera tocada a la chica, eso estaba prohibido y bla, bla, bla, el monje lo miro y le dijo, la diferencia entre tu y yo es que tu has traído a la muchacha hasta aquí, yo la deje en el río.
Por si no habéis pillado la moraleja, es sencilla, dejad los momentos atrás, aprended de ellos, quedaos con lo bueno y a vivir en el presente sin preocupaos mucho por el mañana, porque quizás os suene cruel pero es que a lo mejor ni siquiera llega! es una grandisima y soberana estupidez vivir anclados en el pasado porque solo nos llevara a perdernos el presente y todas las maravillas que este increíble mundo nos ofrece... pensadlo bien... si llegáis al trabajo y un compañero os la juega con el jefe no os paséis el resto del día de mala humor, el habrá ganado, resolved el problema, sonreíd, y a crear un gran día!


viernes, 8 de mayo de 2015

Descubre lo que te hace sentir vivo... O adaptate.


Creo que Steve Jobs dijo algo parecido y quien soy yo para discutírselo. En realidad la idea es simple, las mejores ideas lo son pero es una búsqueda ardua y larga. El concepto es encontrar lo que te haga feliz, aquello que haga perder el significado a la palabra trabajo, que haga que las horas pasen ligeras como una melodía y te haga levantarte por las mañanas con todas las ganas y la ilusión del mundo pero seamos realistas, pocas personas lo logran. Aquí va mi consejo, si odias tu trabajo búscale el lado positivo, quizás tus compañeros, o el café gratis en la oficina, o los 15 minutos del desayuno… más si eres funcionario, busca lo bueno por pequeño que sea y maximízalo, ¿cómo? ¡Vamos, vamos! Eres capaz de armar una tragedia griega por las cosas más ínfimas, ¿qué se yo? Como cuando se te escapa la guagua, o no quedan esos dulces que tanto te gustan y piensas que todo el universo conjura para que seas desdichado… pues inviértelo y maximiza el buen día que hace o la charla que acompaña el café, lo que quieras pero convierte las cosas pequeñas en cosas grandes y pronto será algo involuntario consiguiendo que levantarte cada día para ir a ese trabajo de mierda se convierta en algo más llevadero, porque tu mente hará lo que tú le enseñes a hacer. Pues dale, a sonreír.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Créelo... eres especial.


Y esto no puede ser, hace tiempo leí una frase que me gusto, “somos únicos, exactamente igual que todos los demás”. Esto es así y punto. Todos tenemos defectos y más importante aún tenemos virtudes, hay algo de lo que estoy completamente convencido y es de que a una persona la atraen tus virtudes pero, la enamoran tus defectos. ¿Si otra persona puede amar tus defectos como si fueran virtudes porque tú te empeñas en odiarlos? Algo tendrás ¿no? Y si no tienes pareja seguro que tienes amigos que a pesar de tus manías y cagadas siguen a tu lado, por algo será. Plantéatelo así, debes intentar cada día ser la mejor versión de ti mismo y esforzarte solo por agradarte a ti, el resto… viene solo. Recuerda que el mundo es un espejo que refleja la imagen que tú le das. Así que cuando estés de bajón sonríe, canta, baila, da saltos por la casa y ya verás que acabas riendo solo/a, como los locos… pero como un loco feliz.

Comparte y apoyanos, visita los enlaces, gracias!

¿A que esperas para creer en ti?



Parece fácil, ¿no? pues no lo es tanto. Es algo simple, creer en ti es básico para todo aquello que emprendas en la vida, una relación, un trabajo, una empresa... pero lo normal es que hasta aquellas personas que se supone que deben animarte sus primeras palabras suelen ser algo así como, ¿tú estás loco? a lo que yo pensé... pues se ve que sí, y orgulloso. Cree en ti por la simple razón de que nadie fracasara contigo y aunque aquellos que preguntaran por tu estado mental se quieran unir luego, nadie, nadie, triunfara contigo. Será tu éxito o será tu fracaso, puedes compartirlo con esas pocas personas que no dudaron de tu cordura sino que alimentaron tu locura, pero al fin y al cabo el éxito o el fracaso será solo tuyo, porque creíste en ti mismo más allá de toda comprensión o estadística y saliste airoso y si no es así, por lo menos, fracasaste con las botas puestas, viviendo tu vida sin medida ni control, porque la vida carece d esas virtudes y como siempre digo... yo no le tengo miedo a morir, le temo a dejar de vivir y para eso, no hace falta estar muerto.

Comparte y apoyanos, visita los enlaces, gracias!